RADIO HÍBRIDA ¿EL HUEVO DE COLÓN?

Artículo escrito por D. Isaac Moreno Peral, presidente de la Delegación de la AEIT en Madrid

Screenshot 2015-03-05-16-24-45

 

En un mundo cada vez más digitalizado, la radio sigue siendo escuchada mayoritariamente a través de medios analógicos (onda media y frecuencia modulada). Y esto, a mi juicio, fundamentalmente por dos razones:

-          La excelente calidad de recepción de la FM, en lo que se refiere a rendimiento en cobertura, calidad de sonido, buen rendimiento energético de los transmisores y precio moderado de aquellos, así como la capacidad de la FM, a través de su canal asociado, RDS, de proporcionar ciertos servicios adicionales, como información de la emisora sintonizada, mantenimiento de la recepción en movilidad de un programa de una cadena, información sobre tráfico en carretera, etc., elementos de gran interés para el radiodifusor, pues mejoran en su conjunto la percepción de la radio por el oyente como un medio útil y de gran interés, además de una gran calidad del sonido.

-          La falta de interés de la actual banda de FM para la provisión de otros servicios, lo que deja al servicio de radiodifusión como único ocupante de esta banda, sin la presión de otros servicios de radiocomunicaciones.

Y no es que, por otra parte, no se hayan hecho ni se sigan haciendo, esfuerzos por buscar alternativas digitales: a finales del pasado siglo se iniciaron sendos procesos de búsqueda de una alternativa digital a la radio analógica desde ambos lados del Océano Atlántico. Ambos procesos eran acometidos desde enfoques muy diferentes: el americano, buscando el mínimo cambio en el lado del radiodifusor, con un sistema que posibilitaba el cambio de analógico a digital manteniendo la banda de frecuencia y hasta la infraestructura del centro emisor. El segundo, el europeo, buscando una banda de frecuencias específica y diferente de la FM (congestionada con los sistemas analógicos) y buscando la eficiencia espectral a través de portadoras con capacidad para soportar modulación multicanal.

Tanto uno como otro enfoques, tan diferentes entre sí, insertos en modelos de radio igualmente muy diferentes, puede decirse que han tenido y tienen después de casi dos décadas de perspectiva, resultados que descorazonan por la extraordinaria lentitud del progreso de su adopción (no debería extrañar, sin embargo, si se compara con el lento desplazamiento de la OM por la FM). A día de hoy, puede decirse que ambos sistemas tienen una implantación minoritaria en los EEUU y muy minoritaria en Europa (con la excepción de algún país como el Reino Unido, donde la penetración de la radio digital puede compararse a la de los EEUU). Esto significa que nos quedarían muchos años por delante para poder ver implantada completamente la radiodifusión digital, años durante los cuales los radiodifusores deberían arrostrar la carga económica que supone mantener dos redes de distribución de radio: la analógica y la digital.

El modelo de radio online y otros consumos de audio a través de Internet está irrumpiendo con fuerza en los últimos años, representando ya una parte no despreciable del total de oyentes, augurándole un rápido progreso en la escala de la audiencia de la radio.

Pero el modelo de radio por Internet es un modelo diametralmente diferente del modelo de escucha tradicional de la radio: es un modelo de pago; el oyente debe de emplear su sistema de recepción de telecomunicaciones (ADSL, 3G o 4G)para escuchar la radio, y, si bien los modelos de pago de ADSL en España actualmente son, mayoritariamente, de descargas ilimitadas de datos, no hay razones para pensar que vaya a continuar siendo así en el futuro. En cuanto al 3G o 4G las tarifas planas de datos suelen tener un límite de descargas, pasado el cual se hace muy difícil la escucha de streaming de calidad.

Pero ¿sería posible para el oyente un modelo de radio más acorde con los tiempos actuales, suministrado desde las infraestructuras y medios analógicos actualmente usados por los radiodifusores? Rotundamente, sí. A través del concepto de radio híbrida.

La radio híbrida es un sistema que combina la recepción de la radio en FM con la riqueza de datos asociados a esa información de sonido que se viene recibiendo a través de Internet. Todo ello, si el receptor dispone de una conexión Wifi o 3G

En Europa, desde la Unión Europea de Radiodifusión (UER-EBU) se está auspiciando un sistema (Radio DNS), a punto de convertirse en norma por el ETSI. Este sistema ya ha sido adoptado por varios radiodifusores en Europa. En España, la Cadena COPE lo acaba de implantar con carácter experimental en todos sus productos radiofónicos.

Este modelo, por la sencillez de su implantación y por los escasos costes asociados, puede estar llamado a convertirse en un próximo futuro en un baluarte sólido sobre el que pueda seguir apoyándose la radiodifusión para entrar con pleno derecho en el mundo digital sin perder su esencia y cualidades que la han hecho acreedora a través de los años a la más alta valoración por la sociedad.